Trucos para vestir rápido a los niños

Para vestir de forma rápida a los niños es importante que tengan ropa cómoda y cierres sencillos. Además, la previsión y la organización son muy importantes.

La rapidez a la hora de vestirles comienza a conseguirse en el momento de comprarles la ropa. Es mejor adquirir ropita cómoda para poner. Que los cuellos, mangas y perneras sean amplios o elásticos para que todo quepa a la primera sin tirones ni llantos.

También hay que saber elegir los elementos de cierre. Tanto para padres como para niños que comienzan a vestirse solos son mejores los corchetes, que sólo hay que apretar, que los botones, que requieren mayor destreza.

Suelen ser complicadas muchas cremalleras y cierres pequeños. Es mejor buscar faldas y pantalones con cinturas elásticas, y vestidos y blusas sin aparatosas abotonaduras y lazos, por muy bonitas que sean. Los jerséis sencillos y amplios y en cualquier prenda, los cierres de velcro, es lo más recomendable. Así las prendas no tendrán que forzarse por las prisas, se cuidarán mejor y durarán más.

Dejar la ropa preparada, sin manchas ni rotos, y localizada con antelación. Si se ha de salir temprano, por ejemplo, al colegio, prepárala la noche anterior. Prevé el tiempo que va a hacer y elige la ropa en función de éste y de las actividades que vayan a tener ese día. O bien te las aprendes, o es conveniente que tengas siempre a mano sus horarios expuestos.

Si son bebés y la ropa la escoges tú, déjala preparada y por orden; primero la interior y calcetines, después la superior y por último pantalones y faldas. Lo siguiente son los zapatos, preparados siempre con los lazos desechos y bien abiertos, para que su colocación sea inmediata.

Lo último, abrigo o chaqueta, gorros, guantes y cualquier otro accesorio. Este tipo de prendas de exterior conviene que estén siempre a la entrada de la casa y que tengan un sitio fijo donde estar colgadas y localizadas para cualquier miembro de la familia.

Si los niños ya tienen más de tres añitos y quieres que escojan su ropa, o ellos empiezan a querer hacerlo, pregúntales antes de acostarse la noche anterior. Debes dejar claro que no “vale” cambiar la decisión a la mañana siguiente. Puedes dejarles decidir entre varias opciones, pero los cambios, sólo si es la climatología la que te ha jugado una mala pasada.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>